Cómo dejar de sentirte inferior a los demás

cómo dejar de sentirte inferior

Cada vez son más las personas que prestan atención al cuidado de su autoestima y a mejorar su propia aceptación.

Por ello, hoy quiero hablarte acerca de cómo puedes dejar de sentirte inferior a los demás, compartiendo contigo mis recomendaciones y algunas ideas que pueden ayudarte a mantener a flote tu autoestima.

A causa del avance de las tecnologías y del aumento de la presencia de las redes sociales en nuestra vida, hoy más que nunca es fácil caer en el postureo y en la tentación de cuestionarnos preguntas del tipo “¿y por qué yo no?” “Fulanito o Fulanita es más capaz que yo de conseguir X”.

Y es que, inevitablemente, este contexto puede llevarnos a sentir cierta inseguridad hacia quien somos y qué hacemos con nuestra vida.

En ocasiones olvidamos que lo que vemos en las redes suele ser la cara amable de nuestra vida, ya que, en términos generales y salvo excepciones, nos incomoda compartir nuestras sombras y aquellas verdades que nos hacen sentir vulnerables.

Por ello, a continuación voy a facilitarte algunas pautas que pueden ayudarte a dejar de sentirte inferior a los demás y conectar más con tu autenticidad y tu propia esencia.

Cómo dejar de sentirte inferior a los demás: 5 recomendaciones para mejorar tu autoestima

1# Identifica y reconoce tus logros

A lo largo de nuestra vida vamos atravesando por múltiples etapas y circunstancias. Y a lo largo de ellas vamos cosechando logros y alcanzando metas por nuestros propios méritos, ya sea en el ámbito laboral, académico, deportivo…

Si te fijas, nos cuesta muy poco reconocer los logros ajenos y restamos importancia a los que atañen a nosotros mismos.

Por este motivo, me parece necesario recordarte la importancia de identificar y reconocer los propios logros. Dicho de otro modo, prestar la atención que merece a aquellos reconocimientos o metas que hemos alcanzado gracias a nuestro buen hacer, constancia o capacidades personales.

Desde aquí te animo a no subestimar tus logros y a reflexionar acerca de lo que has conseguido de forma periódica, ya sea cada día o una vez al mes. Lo importante es que te lo plantees, seas consciente de ellos y no caigas en la costumbre de restarles importancia.

2# Sé consciente de tus virtudes

Una de las acciones más necesarias para dejar de sentirte inferior es conocer tus sombras, pero también tus luces. En todos mis eventos presenciales compruebo una y otra vez que todos estamos de acuerdo en que somos nuestro principal autosaboteador, el alien de nuestra propia película.

Tenemos la mala costumbre de machacarnos por todo lo que no nos gusta de nosotros mismos en lugar de tratarnos con amabilidad y reconocer también todas nuestras virtudes. Porque seguro que las tienes, tal vez olvidadas y escondidas en algún cajón de tu interior, pero te aseguro que ahí están.

Sólo falta que te animes a descubrirlas y formen parte del discurso que te autodedicas.

3# Recuerda que tú también eres especial

Otra de mis recomendaciones para dejar de sentirte inferior es recordar que, aunque a veces lo olvides, tú también eres especial. Una persona única e irrepetible.

Posiblemente, si piensas en todas las veces que has utilizado la palabra “especial” para dirigirte a alguien, muy pocas la has utilizado para hablar de ti. Y cuidado, que no quiero sugerir que sea imprescindible.

Lo que te quiero contar es que la palabra “especial” suele ir casi siempre acompañada de un “te lo mereces” cuando estamos hablando de alguien importante para nosotros. Y es justo a ese punto al que quería llegar: ¿cuántas veces te dices a ti mismo a ti misma “me lo merezco”? Poquitas, ¿verdad?

Por eso hoy quiero recordarte que, aunque tal vez en el pasado hayas cometido errores como todo el mundo, tú también mereces disfrutar de grandes oportunidades en tu vida.

Mereces cruzarte con otras personas tan increíbles como tú que te recuerden lo bonito que es compartir el camino y también mereces quererte y honrarte por lo especial que eres.

Porque tú también lo vales.

4# Deja de compararte con los demás

Si reflexionas sobre ello, probablemente comprobarás que en alguna ocasión te has comparado con los demás para medir tu propia valía.

Focalizar este sentimiento en factores y elementos ajenos nos aleja del verdadero origen del conflicto, de la pregunta correcta que puede encauzarnos en la buena dirección:

¿Qué necesito sentir en mi interior para dejar de sentirme inferior?

¿Qué factores son relevantes para mí a la hora de medir mi propia satisfacción?

Lo verdaderamente importante a la hora de aceptarte es que tú definas tu propio concepto de éxito porque tú eres quien mejor conoces tus aspiraciones y el contexto en el que te encuentras.

Como hemos comentado antes, cada persona es distinta y vive sus propias circunstancias. La clave reside en conseguir encontrar nuestro propio equilibrio conociendo y aceptando nuestras propias circunstancias.

5# Conecta con lo que te diferencia

Déjame que te cuente un secreto.

Cuando tomé la decisión de crear Abrazando el Cambio, no era demasiado consciente acerca del valor que podía aportar a personas en procesos de cambio.

Mi voz interior y mi corazón me decían que crear este proyecto era una buena idea, pero en ese momento no tenía idea de qué era lo que me diferenciaba de otros profesionales del sector.

Y no lo supe hasta que mi amiga y mentora María Mikhailova me ayudó a descubrirlo gracias a su servicio de mentoring.

Ahora creo que no tomamos consciencia acerca de cuál es nuestro verdadero valor diferencial hasta que no tenemos en cuenta cómo nos ven los demás. Ojo, no estoy diciendo que la opinión externa deba interferir en nuestro autoconocimiento ni que sea lo único que cuente.

Lo que quiero decir es que conocer cómo nos ven los demás nos ayuda a identificar rasgos importantes de nosotros mismos que, por nuestra propia cuenta, hubiésemos pasado por alto durante más tiempo.

Reservarnos tiempo para mirar hacia adentro y saber qué destaca de nosotros nuestro entorno familiar y profesional me parece una muy buena forma de forjar tu valor diferencial y, en definitiva, tu propia identidad.

Por último, decirte que casi todo depende de tu actitud. Depende del modo en que te miras a ti mismo/a y de las palabras que utilices para dirigirte a ti.

Hay algo que quiero que no olvides: en tus manos está dejar de sentirte inferior. Por una pequeña gran razón: sencillamente porque no lo eres.

Si eres capaz de creer en mí, también eres capaz de creer en ti. Yo solamente estoy aquí para servirte de espejo y acompañarte en el camino.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo si crees que aporta valor.

Alicia_Gravatar

Alicia González

Alicia González es autora del proyecto Abrazando el Cambio, a través del cual acompaña a aquellas personas que desean superar sus resistencias e inseguridades para gestionar el cambio que necesitan en uno o varios ámbitos de su vida.

En su web podrás encontrar recursos gratuitos muy útiles que te ayudarán a identificar tus puntos de bloqueo.

Y ahora... ¿compartes tu punto de vista?

Me encantaría conocer tu opinión acerca de este artículo en los comentarios.

4 comentarios en “Cómo dejar de sentirte inferior a los demás

  1. Hola! Pienso que también nos acostumbraron a compararnos con los demás. Mi mamá siempre me comparaba con una prima que, por lo visto, era “más lista” que yo, cuando yo no hacía bien algo. Yo odiaba que me compararan, porque siempre he entendido que todos tenemos talentos, virtudes y ritmo únicos, que nos hacen tener un estilo propio. Con frecuencia nos llamaba “inútiles” a mi hermana y a mí, “fracasadas”, cuando las cosas no se hacían como ella lo haría (aún es así), y además yo era la “floja”. Crecí convencida que tenía que demostrar que yo era yo y nadie más, y que haría las cosas a mi manera, y que no era ninguna inútil ni fracasada, adicionalmente que tenía que trabajar duro para demostrar que no era una floja. Por eso era catalogada de “inconformista” como etiqueta negativa. Sin embargo, aunque he hecho lo que me ha dado la gana, estudié lo que quise, lo hice como me dio la gana, esos decretos de mi madre de alguna forma quedaron en el inconsciente y que afloran cuando no logro algo, y cuando veo que no he llegado al nivel que quiero. Por eso es tan importante reflexionar acerca de cómo fue tu infancia y el trato que te dieron, en primer lugar para comprender que tus padres te dieron lo que tenían y de la manera que entienden la vidan (fue lo que les dieron y le enseñaron), nadie puede dar lo que no tiene y tu no tienes porqué conformarte con lo que tienes ahorita. Todos somos capaces y tenemos los recursos para alcanzar nuestras metas y materializar nuestros sueños. Hay que superar las barreras que nos limitan, identificar los bloqueos con los que nos saboteamos y trabajar a diario para dominar nuestra mente que siempre va a intentar ponernos trampa. Gracias a María y a Alicia por compartir este artículo.

    • Hola Yeliz,

      Wow… Enhorabuena por no conformarte, por tu capacidad de comprensión y por ser tan consciente acerca del origen e impacto de la educación familiar.

      Tu comentario me parece absolutamente maravilloso y es admirable que tengas la capacidad de cuestionar quién eres y qué quieres realmente para ti, a pesar de los mensajes y creencias que estabas (y sigues) percibiendo de tu entorno más directo.

      Gracias también por animar a otras personas a avanzar desde tu mensaje, contando tanto de ti y cuestionando aspectos que, en el camino del conexión con nuestro poder interior, son tan y tan importantes.

      Gracias de todo corazón.

      Te mando un abrazo muy grande, Yeliz.

      Alicia

Deja un comentario

Responsable » Alicia González Rodríguez
Finalidad » moderar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Abrazandoelcambio.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad.
Derechos » podrás ejercer tus derechos a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.