Qué hacer cuando has tocado fondo emocionalmente: mi experiencia personal

Que hacer cuando has tocado fondo

Es más que probable que en algún momento de tu vida hayas sentido que ya no puedes más y que hayas creído que las circunstancias a veces son superiores a ti. Es justo en ese momento cuando el bloqueo emocional aparece en escena, junto con la sensación de apatía, tristeza, sufrimiento…

Sé que es una situación bastante desagradable. Por ello, en este artículo voy a compartir algunas pautas para que sepas qué puedes hacer cuando has tocado fondo y consigas gestionar mejor todo ese torbellino que sientes en tu interior.

Cuando tu cuerpo te habla: mi experiencia personal

El pasado mes de enero viví una de las noches más desconcertantes de toda mi vida.

Me encontraba en las montañas de Girona visitando a mi madre cuando, la noche antes de mi regreso a Salamanca (ciudad donde vivo actualmente), perdí el conocimiento al levantarme para ir al baño.

El susto fue monumental, tanto para mí como para mi familia. Hacía muchos años que no me pasaba y nos descolocó mucho a todos.

Lo peor fue que no perdí el conocimiento una vez, sino que me desplomé tres veces en menos de cinco horas. Esto ocurrió exactamente la noche del 13 de enero.

2019 nos ha traído a mi familia y a mí muchos imprevistos que han puesto nuestras emociones patas arriba.

Despedirnos de nuestra gata, el ingreso de mi abuelo en el hospital, la muerte de otro familiar muy querido…

Todo ello junto con los preparativos de nuestra boda y la actividad del día a día han sido demasiado para mí. Y, como era de esperar, mi cuerpo dijo basta.

Tras varias semanas de recuperación, hace unos días al fin recibí un diagnóstico claro sobre lo que me ha ocurrido.

Es lo que se conoce como síncope ortostático, que es una bajada de tensión que se produce tras estar sentado o tumbado, muy frecuente en ambientes calurosos.

¿Por qué te cuento todo esto?

Lo comparto contigo porque el conjunto de todas estas situaciones me hizo sentir que había tocado fondo y replantearme muchas cuestiones esenciales y muy importantes.

Esta experiencia me ha permitido descubrir lo que es sentirse así y, por este motivo, he decidido compartir contigo mis aprendizajes al respecto, por si a ti también puede serte útil para gestionar esta sensación.

Pero… ¿qué significa “tocar fondo”?

Antes de continuar, veo necesario reflexionar contigo acerca de lo que significa tocar fondo, ya que, aunque no lo parezca, detrás de estas dos palabras puede haber todo un universo de interpretaciones y puntos de vista.

Según lo que he vivido en mi propia piel y lo que he observado a mi alrededor, percibimos que hemos tocado fondo cuando el bloqueo asoma por la puerta y sentimos que nos faltan fuerzas para perseverar en lo referente a alguna o varias áreas de nuestra vida.

En general, sentir que hemos tocado fondo corresponde sólo a nuestra percepción.

Por tanto, es una idea totalmente subjetiva asociada a un pensamiento que nos envía nuestra mente cuando las circunstancias nos superan o aparece en escena la desmotivación.

La buena noticia es que podemos bajar el telón y cambiar nuestro escenario.

Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento (Victor Frankl).

Qué hacer cuando sientes que has tocado fondo: recomendaciones prácticas

Cuando sentimos que hemos tocado fondo no siempre resulta sencillo ver con claridad qué podemos hacer para mejorar nuestra situación.

Con el propósito de ayudarte, a continuación te ofrezco algunas recomendaciones que, puestas en práctica, sin duda te ayudarán a sentirte mejor y a recuperar la energía que todos necesitamos para seguir adelante.

1# Comparte con tu entorno cómo te estás sintiendo

Cuando viví el episodio del que te hablaba al principio de este post, me sentí muy descolocada. Ese percance de salud me cogió totalmente desprevenida y, al principio, me costó un poco asumir que mi cuerpo me pedía parar.

En ese contexto, compartir con mi pareja cómo me sentía me ayudó muchísimo a desahogarme y relativizar la situación.

No importa si en este momento no tienes pareja, seguro que tienes cerca a alguien o a varias personas de tu confianza con quienes compartir lo que sientes y pasa por tu mente en este momento.

Te invito a hacerlo, bien seguro te ayudará a sentirte mejor.

2# Acepta tus miedos

Cuando sientes que has tocado fondo puedes sentir nuevos miedos que tal vez creas que no puedes gestionar o superar.

El temor a lo desconocido, a no volver a ser la persona que eras antes o, incluso, el miedo al cambio y a sentirte incomprendido/a pueden conseguir que dudes de tus capacidades y de tu verdadero poder.

Mi consejo para esos momentos en los que el miedo florece es sencillamente que abraces lo que estás sintiendo. Que no intentes luchar en contra ni rechazar el miedo porque haciéndolo estarás rechazando una parte de ti.

Sentir miedo forma parte de la naturaleza de todo ser humano.

Por ello, siempre recomiendo no magnificarlo y aceptarlo como lo que en realidad es: un mecanismo de protección de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

3# Cuenta con un profesional que pueda ayudarte

¿Quién no se ha sentido sobrepasado/a por las circunstancias en algún momento?

No conozco absolutamente a nadie que, en alguna etapa de su vida, no haya necesitado apoyo externo.

Y no pasa absolutamente nada por reconocerlo, nadie nos pide que podamos con todo ni es necesario que seamos autosuficientes en cada momento de nuestra vida.

Si sientes que no puedes más y tu interior te dice que contar con ayuda externa es lo que necesitas, déjate guiar por tu intuición. Nadie mejor que tú sabe lo que necesitas, así como nadie mejor que tú puede tomar tus propias decisiones.

4# Reenfoca tus pensamientos

Cuando percibes que has tocado fondo puedes llegar a pensar que eres una persona débil o que eres dependiente por no sentirte capaz de gestionar una situación concreta por ti mismo/a.

Entras en un bucle de autodestrucción nada saludable que lo único que consigue es que te sientas cada vez peor. Y eso ni es necesario ni es agradable, la verdad.

Tras perder el conocimiento me sentí muy insegura, muy mareada durante semanas y comencé a dudar acerca de cuándo volvería a estar bien.

¿Sabes cuándo conseguí recuperarme? Cuando cambié el rumbo de mis pensamientos y sentí plena confianza en que todo mejoraría con el transcurso de los días. Y así es exactamente cómo fue. Tras este “reset” mental fui sintiéndome cada vez mejor.

Es importante que prestes mucha atención al poder que otorgas a tus pensamientos y seas consciente de lo mucho que pueden condicionarte. Si no sabes cómo salir del bucle, escríbeme y te contaré cómo puedo ayudarte a conseguirlo.

5# Reserva momentos para relajarte

Aprender a relajarte se hace imprescindible especialmente en aquellos momentos y etapas en los que el estrés sale a flote.

Estas últimas semanas me ha ayudado mucho realizar respiraciones profundas con los ojos totalmente cerrados.

Si eres de esas personas a las que les cuesta relajarse, te recomiendo consultar este artículo de mi compañera Ana Rivas, en el que encontrarás pautas y varios ejercicios de relajación que puedes practicar en casa cuando lo necesites.

6# Reconecta contigo

Tu cuerpo es sabio y te avisa cuando necesita parar.

En mi caso, intento aprovechar esos momentos de pausa para reconectar conmigo y reflexionar acerca de los aprendizajes que se esconden tras la percepción de haber tocado fondo.

Personalmente, prefiero interpretar las adversidades y las situaciones imprevistas como una oportunidad de crecimiento y no como una piedra en el camino.

Además, este tipo de situaciones pueden resultarte muy útiles para recordar qué es lo realmente importante y cuáles son tus verdaderas prioridades, algo que tanto se tiende a descuidar con el ritmo del día a día.

7# Protege tu salud

Aún cuando sientes que has tocado fondo, tu salud debe ser siempre lo primero.

De ella depende que puedas atender cualquier área de tu vida y es posible que, entre tantas obligaciones, sea lo último de tu lista.

Te entiendo. Yo también he caído alguna vez en esa mala costumbre, pero de la experiencia (generalmente de las malas…) se aprende.

Si en este momento alguna circunstancia está repercutiendo en tu salud, seguro que lo has notado. Escucha a tu cuerpo, tómate un descanso y no te sientas culpable por ello.

Te recuerdo que siempre lo más importante eres tú.

Ahora es tu turno. ¿Alguna vez has sentido que has tocado fondo? ¿Nos cuentas tu experiencia?

¡Te espero en los comentarios!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo si crees que aporta valor.

Alicia_Gravatar

Alicia González

Alicia González es autora del proyecto Abrazando el Cambio, a través del cual acompaña a aquellas personas que desean superar sus resistencias e inseguridades para gestionar el cambio que necesitan en uno o varios ámbitos de su vida.

En su web podrás encontrar recursos gratuitos muy útiles que te ayudarán a identificar tus puntos de bloqueo.

Y ahora... ¿compartes tu punto de vista?

Me encantaría conocer tu opinión acerca de este artículo en los comentarios.

2 comentarios en “Qué hacer cuando has tocado fondo emocionalmente: mi experiencia personal

Deja un comentario

Responsable » Alicia González Rodríguez
Finalidad » moderar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Abrazandoelcambio.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad.
Derechos » podrás ejercer tus derechos a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.